CAPITULO XIX: BACKPACKER´S DAY (6 de Septiembre)

Como lo prometido es deuda, según dicen, en este capitulo voy a hablar de un día muy especial que se gestó en este viaje por Nueva Zelanda a través de la Working Holiday Visa. Vayamos a desglosar como fue que decidimos festejar el Día del Backpacker el pasado 6 de septiembre.

Día del Backpacker

La semana previa a ese viernes 6/9, se avecinaba cargada de laburo. En ese entonces estábamos trabajando en Synlait, una fabrica de leche en polvo de la que ya hablé en post anteriores. En uno de los descansos, junto con Mauri, Laura, Mariel y Paula (amiga chilena) empezamos a planificar el próximo fin de semana, y a darle a la idea de una posible fiesta en el hostel. Queríamos poner algún motivo en especial para ese viernes, pero no encontrábamos ninguno. Con Paula analizamos los feriados en Argentina y en Chile y tampoco coincidía ninguno. Hasta que dijimos que porque no inventábamos un día, ¿pero, qué? Deliberamos un rato y la respuesta llegó sola. Estaba al alcance de nuestras manos. Sería el Día del Backpacker ni más ni menos. Buscamos en internet y no encontramos una fecha alusiva. Entonces nos envalentonamos y decretamos que todos los 6 de septiembre se celebraría y festejaría con todas las pompas, el Día del Backpacker.

Ahora solo restaba convencer a los demás integrantes del hostel. buscamos que motivo, razón, causa o circunstancia podría llegar a estar unida al 6 de septiembre, y para suerte nuestra, vimos en Wikipedia la historia de Christopher McCandless, (Alexander Supertramp) un joven estadounidense que murió cerca del Parque Nacional Denali, después de vivir en solitario en medio de la llanura de Alaska, con escasa comida y equipo, durante casi 4 meses. ¿Adivinen cuando fue encontrado?, sí, un 6 de septiembre.

Según la Wikipedia:

Después de graduarse en la secundaria, en 1990, donó sus ahorros de $24,000 a la caridad y empezó a viajar por el país, usando el nombre de “Alexander Supertramp”. McCandless hizo su viaje a través de Arizona, California, y Dakota del Sur, donde trabajó en labores agrícolas. Alternó entre períodos de trabajo relativamente fijos y con gran contacto con gente, con periodos en que estuvo sin dinero y sin ningún contacto humano, al punto que a veces tuvo que luchar por la comida. Sobrevivió a varios peligros durante estos periodos de vida salvaje, un ejemplo es cuando perdió su automóvil en un diluvio, y cuando bajó en canoa por el río Colorado, en dirección al golfo de California. McCandless se enorgullecía de sobrevivir con un mínimo de elementos, y una preparación bastante básica. 

Durante años, McCandless había soñado con una “Odisea de Alaska”: vivir de la tierra, lejos de la civilización, y manteniendo un diario de vida que describiera su progreso físico y espiritual, enfrentando las fuerzas de naturaleza. En abril de 1992 hizo dedo a Fairbanks, Alaska y luego a Stampede Trail. 

Después de hacer una caminata a Stampede Trail, McCandless encontró un autobús abandonado como un lugar para asentarse, y se empeñó por vivir exclusivamente de la tierra. Llevaba consigo una bolsa de arroz, un rifle Remington semiautomático, municiones, un libro sobre las plantas locales, varios otros libros, y un poco de equipo de campamento. Asumió que debía cazar para poder vivir. 

Su diario de vida contiene entradas que cubren un total de 113 días. Estas fechas relatan la cambiante fortuna de McCandless. Después de vivir con éxito en el autobús durante varios meses, Chris decidió salir en julio, pero encontró el sendero bloqueado por el río Teklanika, que estaba entonces considerablemente más alto que cuando lo había cruzado en abril. 

El 6 de septiembre de 1992, dos excursionistas y un grupo de los cazadores de alces encontró esta nota en la puerta del autobús: 

“S.O.S., necesito su ayuda. Estoy herido, cerca de morir, y demasiado débil para hacer una caminata. Estoy completamente solo, no es ningún chiste. En el nombre de Dios, por favor permanezcan aquí para salvarme. Estoy recolectando bayas cerca de aquí y volveré esta tarde. Gracias, Chris McCandless. Agosto” 

Su cuerpo se encontró en su saco de dormir dentro del autobús, con apenas 30 kilos de peso. Llevaba muerto más de dos semanas. Su causa oficial de muerte fue inanición.

Su vida inspiró a la película Into the Wild.

Así que este fue el motivo de la elección del día. Igualmente quiero comentar que esto es anecdótico. Porque las ganas que teníamos de celebrar el Backpacker´s Day ese viernes era tremenda. Si no era por este motivo, sería por cualquier otro seguramente.

Por esto, ya saben amigos mochileros, backpackers, viajeros de todo el mundo. Si se quieren sumar a la idea están invitados. Nosotros, los que festejamos el Backpacker´s Day el pasado viernes 6 de septiembre de 2013 en el Hostel Ramblers de Ashburton, Nueva Zelanda, hicimos un pacto de que todos los años, estemos donde estemos y como podamos, alzaremos una copa y celebraremos el Día del Backpacker cada 6 de septiembre, de ahora y para siempre, por los siglos de los siglos, amen, perdón, SALUD!

Bueno eso fue todo por ahora. Seguiremos informando de nuestra estadía en Nueva Zelanda.

Abrazo para todos.

Nos leemos.

email
SEGUÍ VIAJANDO y LEYENDO CON NOSOTROS

Suscribíte al Blog y enteráte antes que nadie de todas las novedades

The following two tabs change content below.
Escritor | Viajero | Licenciado en Administración. Actualmente me encuentro viajando por el mundo y decidí crear este espacio virtual para unir dos pasiones: Escribir y Viajar. Pila en Google+

Latest posts by Pila González (see all)

Otros artículos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *