CAPITULO VI: Otro vaso y me voy – I°

Comenzaron las despedidas. Mis últimos momentos en mi querida Chivilcoy las pasé con los seres más amados e importantes de mi vida. Fueron varias y cada una tuvo su particularidad. Muchos recuerdos de vivencias con cada grupo se me vienen a la cabeza en este instante. Lo que les puedo decir sin vacilar es que la pasé fantásticamente bien, estupendamente bien en cada una de ellas. Pero vayamos a detallar cada despedida en particular.

Otro vaso y me voy 1

Y SE VA LA PRIMERA

Si nos remontamos un poco en el tiempo, se podría decir que el cumpleaños de Laura en Chacabuco, allá por el 8 de febrero (lo festejó el sábado 9) fue la primera despedida “Oficial”. Pasamos una hermosa fiesta en familia y amigos. Obviamente estuvo toda la familia de Laura, mi hermano el Zurdo y su mujer Silvina, las amigas de Laura de Chacabuco y Silvita, que se hizo una escapada y estuvo compartiendo con nosotros la velada. Degustamos unos ricos choripanes con pizza caserita, bañados con cervezas, Fernet, Gancia y gaseosas. Luego salimos a bailar a InDeep, un boliche nuevo en el acceso de Chacabuco. La pasamos muy lindo. Gracias por todo.

La segunda despedida vino de la mano de la Banda inconsolable. Nos juntamos a rockear un rato en lo del buen anfitrión de siempre, Diego Rodríguez y su entrañable garaje. Esto fue para el viernes 15 de febrero. De las manos intergalácticas de la primera guitarra del grupo, me refiero a Juanchi Mauro y su Strato, salieron los primeros acordes y estuvimos haciendo un poco de música hasta las 4 am, cuando el sol se disponía a batallar con la luna una lucha cuerpo a cuerpo para ver quien prevalecía en el firmamento (licencia poética que se les dice, jeje). El anfitrión, apodado Dedos Brujos, hizo hablar a ese teclado y las teclas bailaban al compas de su creatividad, el señor Pablo Bianchi no se quedó atrás con su SG, su guitarra Diabólica y sus múltiples sonidos, y yo arranqué timidón con la electroacústica, por una gripe que me acaecía, pero después de un tiempo tome las riendas de la noche y me fui, primero al micrófono y luego le pedí prestado, sin que él se enterara, la Diabólica a Pablín, para culminar la noche a puro Rock. El chef de la jornada fue el gran Chelo Ventieri que improvisó unas ricas hamburger que no tuvieron nada que envidiarles a las de Mc Donalds. Como siempre que tocamos, tuvimos público, entre ellos podemos nombrar a los fans número uno de la banda, los que nos siguen a todos lados, ellos son el Tata Marzano, el ya mencionado Chelo y Repe. Curiosamente este último oficio de dealer en esa maravillosa noche. Fue el dealer de las cervezas, y no dejó que nos faltara ese líquido inspirador en nuestros vasos en ningún momento. Obviamente se llevó la gran ovación de la noche y en algunas oportunidades se animó a tocar el teclado y cantar un par de temas. Sin dudas que Repe, fue la figura del encuentro. También contamos con la presencia de Jorgito y su incuestionable y siempre certero humor. 

La banda inconsolable

La Banda Inconsolable

La tercera despedida fue el día siguiente a la juntada con la banda, el sábado 16 de febrero, en la quinta de Julian, con mis amigos de siempre, los hermanos que elegí para que compartan mi vida. Ellos son, si repetir y sin soplar y por orden de llegada a la quinta: obviamente Julián y su hijo Benito, dueños de casa, Tambor, Pablo, Repe y Fibra. Vivimos una noche fabulosa en donde el cerdo a la parrilla (bondiola, matambre y vacío de cerdo) fue el plato principal, previa picada con chorizo, maníes y papas, y la infatigable cervecita mágica. Yo me animé a un buen Cabernet, en donde también fue muy bien correspondido por el Fibra. Arrancamos con unos porrones que nos regaló Tambor para ir haciendo base. La noche fue transcurriendo entre charlas profundas, esas que llegan hasta el rincón más insondable del corazón, promesas, vivencias, reflexiones y buena compañía. El amigo Repe venía un poco herido de la noche anterior, pero se hizo de la partida y nos deleitó nuevamente con su presencia y su siempre buen humor (te queremos osito!). Que más puedo decir de mis amigos. Que son lo mejor de lo mejor.

La cuarta reglamentaria estuvo concebida desde la Isla. Mis compañeros de Osde organizaron una terrible cena en la casa de Norita el día martes 19 de febrero. El asador que se llevó todos los cumplidos fue Julio, que nos embelesó con un exquisito matambre a la pizza. Otra vez hubo una suculenta picada que casi fue como una cena por la cantidad de cosas que había sobre la mesa. Los compañeros que asistieron al convite fueron: los anfitriones Nora y Julio, las Silvinas F y B, Majo, Euge, Nico, Hernán, Mauri, Diego, Chelo y Walde. Fue una hermosa velada animada desde la gracia y la buena onda de siempre de Nico. Promediando la noche fuimos tirados a la pileta con Mauri. En realidad a Mauri lo obligaron y lo tiraron. Yo tenía ganas de darme un chapuzón y me tuvieron que contener antes de que me tirara antes de tiempo. La pasamos muy bien y nos divertimos mucho, como siempre que nos juntamos con este maravilloso grupo. Son unas personitas hermosas que te llenan el alma.

La quinta despedida fue en la casa de Juan Cruz con Oscar. Los tres mosqueteros de Construye Argentina nos despachamos con un rico asado en el mediodía del miércoles 20 de febrero. Sobran las palabras para describir a estos dos seres que, gracias a las circunstancias de la vida, tuve la suerte y el honor de conocer. Buenas personas, buenos compañeros. Los considero como parte de mi familia. Estos últimos dos años pude descubrir en todo su esplendor a la familia Melieni y desde el primer momento me hicieron sentir parte de ellos. Como dije en el capitulo anterior, me abrieron las puertas de su casa y de sus corazones. Gracias por tanto!

Bueno gente, esta fue la primer parte de las tantas despedidas que tuve antes de partir a Nueva Zelanda. Para el próximo Capítulo prometo más momentos juntos a los seres más queridos. La última semana antes del viaje que fue a full. Prometo: Recibida de Tambor, Asado en Ramón Biaus, Partido de Basquet y escapada a Azul el último finde, a horas de viajar y mucho más.

Otro vaso y me voy…

Vamos que nos vamos…

email
SEGUÍ VIAJANDO y LEYENDO CON NOSOTROS

Suscribíte al Blog y enteráte antes que nadie de todas las novedades

The following two tabs change content below.
Escritor | Viajero | Licenciado en Administración. Actualmente me encuentro viajando por el mundo y decidí crear este espacio virtual para unir dos pasiones: Escribir y Viajar. Pila en Google+

Latest posts by Pila González (see all)

Otros artículos...

1 Comentario

  1. 28 julio, 2015

    […] de esto, allá por febrero, arrancaron las despedidas (ver Otro vaso y me voy). Cada cual tuvo su particularidad, y cada cual fue disfrutada al máximo. Nuevamente momentos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *