Enfermedades comunes del viajero

Ser viajero conlleva un mundo lleno de felicidad y aventuras. Un mundo de magia y alegría. Pero todo esto se ve interrumpido cuando debemos correr a auxiliarnos en baños extraños y sucios a causa de una diarrea marca cañón que nos trastorna el viaje. El viajero sufre, y mucho. Y como dicen: “si te gusta el durazno bancate la pelusa”, en este artículo vamos a contarte acerca de las enfermedades o padecimientos comunes entre los mochileros, devenidas de una vida en movimiento.
Enfermedades comunes del viajero

Diarrea

Es la enfermedad por excelencia que padecemos los viajeros. Causada por comer alimentos o tomar agua que contengan bacterias o parásitos. La forma de evitar este infierno es prestar atención a la higiene de los lugares en los que comemos y a nuestra propia higiene. Para Pila y para mi no existe nada más lindo que probar la comida callejera del país en el que estemos. Así que la Diarrea va a seguir siendo un problema, ya lo tenemos asumido.

Pila sufre mucho de diarrea, y si no me creen lean el artículo: Historia de una diarrea marca Cañón, allí se van a enterar de nuestra historia cruzando la frontera malaya. Él cuenta siempre con un medicamento de venta libre (por lo menos en Argentina). Esta pastilla no es la conocida pastilla de carbón, es un producto más fuerte y que detiene la diarrea de inmediato, por lo menos en su caso. Pero la solución más segura es hacer dieta, tomar mucha agua y consultar con un médico.


Gastroenteritis

Nos hace sufrir fuertes dolores estomacales, punzadas, hinchazón, fiebre, dolor de cabeza, vómitos, diarrea y no podemos ingerir un bocado de comida sin entrar por las puertas del mismísimo infierno. Es causada por un virus, una bacteria o parásitos. Se disemina a través de alimentos o agua que estén contaminados y el contacto con una persona infectada. La mejor prevención es lavarse las manos muy seguido. Pero cuando viajamos solemos comer mucho afuera. No tenemos demasiado control sobre la preparación de los alimentos que comemos y, muchas veces, tiramos la moneda para ver si tenemos suerte de que no nos toque una gastroenteritis. Yo soy de sufrir más este tipo de problemas y, hasta ahora, no encontré mejor solución que hacer dieta. Comer sólo arroz blanco hervido y tomar agua es lo único que me alivia en estas situaciones.
Enfermedades comunes del viajero


Hemorroides

¡Y esta es la mía! Padecí Hemorroides en mi viaje por China. Era tan doloroso que no podía caminar y no tuve mejor idea que visitar un médico chino. Este doctor me diagnosticó una enfermedad que hace que tu recto se salga de tu cuerpo. Me dijo que debía ver a un cirujano porque la única solución era operarme. Eran mis últimos días en China, así que espere a ver otro médico hasta llegar a Singapur. El segundo médico me diagnosticó Hemorroides. Me dio una pomada y resuelto el problema (también quería operarme de las Hemorroides, pero sólo porque tenía un seguro médico de buena calidad que cubría el procedimiento). No conforme con estos “profesionales” consulte a una médica en Argentina, ella me dijo que la pomada era una ayuda para desinflamar el área y no estar incómoda, pero me aseguró que lo más importante es hacer dieta. Así que estuve un mes comiendo verduras cocidas (para ir de cuerpo sin problemas), sin probar el tomate o la berenjena (porque son alimentos que irritan), nada de picante, cero arroz, y mucha agua. Y le dije bye bye a las Hemorroides.


Golpe de calor e Insolación

La insolación y los golpes de calor son problemas serios que pueden arruinar nuestro viaje. Suceden cuando nuestro cuerpo no puede adaptarse a diferentes climas, como el calor extremo. La insolación se produce después de haber estado mucho tiempo expuesto al sol, pero para sufrir un golpe de calor no es necesario haberlo estado. Los síntomas que podemos tener son: congestión facial (cara roja y caliente), dolor de cabeza, nauseas, vómitos, cansancio, calambres musculares, sed intensa, abundante sudoración, alteración de la conciencia y convulsiones (esto último ya en un estado grave).

A veces no planificamos bien nuestro viaje o los transportes que están disponibles no nos dejan otra opción que esperar debajo del sol por mucho tiempo y en las horas más fuertes. Si sos viajero seguro que pasaste por la situación de estar buscando alojamiento a las doce del mediodía, justo cuando el sol raja la tierra. No existe forma de evitar este inconveniente, el sol siempre va a estar arriba. Pero existe una forma de evitar estas enfermedades. Lo que Pila y yo hacemos es cubrirnos la cabeza, no dejar que el sol la caliente demasiado y también, tomar mucha agua, nos ayuda a refrigerar nuestro cuerpo. Usar ropa apropiada, que sea fresca y permita absorber la transpiración. Los anteojos de sol son infaltables ya que evitan sequedad o irritación ocular. Lo ideal sería que, si sabes que tenés que andar largo rato caminando, esperes hasta que baje el sol. Pero como mochileros que somos, sabemos que la mayoría de las veces esto es imposible.

Enfermedades comunes del viajero


Quemaduras de sol

A los occidentales nos encanta estar bronceados. Podemos estar horas debajo del sol. No es mi caso particular, ya que no aguanto ni diez minutos el sol de frente y huyo despavorida a la sombra, mientras veo a mis amigas broncearse. Yo siempre blanquita y con orgullo de mi tono fantasmagórico.

Volviendo al tema, sabemos bien que las quemaduras de sol pueden arruinarnos el viaje. Ni hablar de los efectos que éstas tienen a largo plazo. Si estamos en países cercanos a la línea del Ecuador o debajo del agujero en la capa de Ozono (Nueva Zelanda, Australia) debemos cuidarnos mucho más. Exponernos al sol en horarios adecuados y usando protector solar o ropa que cubra nuestra piel. Es lo mejor que podemos hacer para disfrutar de un viaje sin quemaduras, porque lo importante no es mostrar un tono bronceado a la vuelta, sino una sonrisa y un montón de historias para contar.


Deshidratación

La deshidratación sucede cuando el cuerpo no tiene el líquido suficiente para funcionar de una forma adecuada. Algunos síntomas de la deshidratación son: tener sed, orinar con menos frecuencia de lo habitual, orina de color oscuro, piel seca, cansancio, mareos y desmayos.

La hidratación puede ser un problema, sobre todo cuando estamos en movimiento, cuando nos trasladamos de un destino a otro. Sumado a los inconvenientes de encontrar agua potable en algunos lugares y tener que pagar precios exorbitantes por una botella de agua. Cuando llegamos a un nuevo país, siempre tratamos de averiguar dónde consiguen agua potable los locales. Es la mejor solución para no comprar botellas plásticas, reduciendo así los desechos, no gastando tanto dinero y pudiendo tomar agua sin culpa. En mi caso en particular (ya que Pila tiene una vejiga enorme y puede pasar cinco horas sin hacer pis) sufro mucho cuando nos estamos moviendo de una ciudad a otra y no tengo un baño a mano. Casi no tomo agua porque a la media hora me estoy arrepintiendo. Todavía no encontré una solución. Si sos como yo y resolviste el problema, por favor escribíme en los comentarios tu secreto. ¡Escucho cualquier sugerencia!

Enfermedades comunes del viajero


Picaduras y lastimaduras en la piel

En los países tropicales y húmedos existen muchos insectos, algunos pican en busca de alimento y otros sólo por diversión. La única solución a este problema es usar repelente, que funciona sólo con algunos de estos bichos. Hay picaduras que son inevitables y una vez que las tenemos debemos hacer todo lo posible por curarlas. Si nos rascamos de forma desesperada podemos lastimarnos la piel y esta lastimadura puede llegar a infectarse. Y no nos va a quedar otra opción que visitar a un médico para que nos recete antibióticos. Ni hablar de las dificultades que los climas húmedos presentan a la hora de querer curar una lastimadura en la piel. Cuida mucho tu piel, y si tenés una picadura, acordate de las estrategias que tu mamá implementaba con vos cuando tuviste varicela. Sos un nene/a grande, ¡no te rasques!


Estas son algunas de las enfermedades o padecimientos que sufrimos Pila y yo y algunas otras personas que conocimos por el camino. Y que normalmente sufrimos los viajeros y son a causa de nuestra forma de vida nómada.

Este artículo no intenta reemplazar el diagnóstico de un médico. Solo pretendemos que estés alerta y te cuides. Pero si sufrís algún síntoma, siempre, pero siempre, recurrí a un médico. Nadie mejor preparado que un trabajador de la salud para tratar estos temas.


 Si tenés alguna historia que compartir, no te olvides de escribirla en los comentarios.

¡A disfrutar de un viaje sin padecimientos!


email
SEGUÍ VIAJANDO y LEYENDO CON NOSOTROS

Suscribíte al Blog y enteráte antes que nadie de todas las novedades

The following two tabs change content below.
Escritora | Viajera | Licenciada en Administración. Actualmente me encuentro viajando por el mundo y decidí co-crear este espacio virtual para unir dos pasiones: Escribir y Viajar. Laura en Google+

Latest posts by Laura Federico (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *