Escape From Manila

Manila

—¡Manila Central! ¡Manila Central! ¡Tenemos un problema!

—Adelante Manila Control. Habla el Teniente General Manuel Pacquiao.

—Teniente General, habla el Capitán José Boracay. Dos argentinos acaban de aterrizar en el aeropuerto Ninoy-Aquino a las mil seiscientas quince.

(Pausa)

—Activen Código Rojo, Manila Control.

—¿Está seguro Teniente General? Mire que parecen inofensivos.

—¡¿No me hago entender Control o están sordos?! Dije que activen Código Rojo ahora mismo.

—Copiado Manila Central. Código Rojo en proceso de ejecución. (Dirigiéndose hacía los agentes). Atención Agentes de Manila Control, les habla su Capitán. Hay dos argentinos que acaban de aterrizar en el aeropuerto de Manila Ninoy-Aquino. Por orden del Teniente General estamos autorizados a ejecutar Código Rojo.

—¡¿Código Rojo mi Capitán?!

—Código Rojo, Sargento. Como escuchó.

—Copiado Capitán. (Ruido de botones) Código Rojo activado. ESCAPE FROM MANILA en marcha.

CÓDIGO ROJO – E.F.M. – NIVEL 1°

—Cabo Primero Gloria Sabang, le habla su Capitán Manuel Roxas. Usted está a cargo del Control de Ninoy-Aquino hoy. Ya escuchó al Teniente General. Hay que ejecutar Código Rojo contra la pareja de argentinos que acaban de aterrizar allí. Primera medida, pídales el Certificado de Vacuna Amarilla.

—(En el aeropuerto, dirigiéndose a los argentinos) Pasaporte y Tarjeta de Embarque, please…

—Los tenemos Teniente General. Pocos llegan a Filipinas con el Certificado en su poder.

—Muy bien Capitán. Estoy en línea siguiendo todos los pasos.

—Maldición Control. Tienen el Certificado en regla.

—Plan B. Plan B. Pedir pasaje de salida de Filipinas.

—Pasaje de salida, please…

—Control, tienen pasaje de salida para el 1° de junio.

—¡¿1° de junio?! Hoy es 13 de abril. Son más de 21 días hasta el 1° de junio. Y los argentinos tienen permitido quedarse en el país sin Visa por sólo 21 días. ¡Son nuestros! Cabo Primero, chequear en los pasaportes que no tenga una extensión de la Visa por 59 días.

—La tienen, Control. Figura que sacaron la extensión de la Visa en Buenos Aires el 9 de marzo pasado. Se pueden quedar en suelo filipino por 59 días, hasta el 11 de junio.

—¡Manga de culiados!

—¿Perdón Teniente Coronel?, no se escuchó la última parte.

—Nada, Capitán. Déjenlos pasar. Ya se me ocurrirá otra cosa.

—Bienvenidos a Filipinas Madam, Sr. Enjoy your stay…

CÓDIGO ROJO – E.F.M. – NIVEL 2°

—Teniente General, los argentinos ya están en tierras filipinas y se dirigen a una casa de cambio para cambiar Dólares Estadounidenses por Pesos Filipinos.

—¿Donde van a cambiar?

—En el mismo aeropuerto, señor. A 44,35 Pesos Filipinos por cada Dólar.

—¡Maldición! El aeropuerto es dónde hay mejor tasa de cambio en todo Filipinas. ¿Cómo lo supieron? (Silencio). Está bien, Capitán. No podemos hacer nada. Encima ahí no cobran comisiones extras. Pasemos al próximo nivel.

CÓDIGO ROJO – E.F.M. – NIVEL 3°

—¿Dónde se alojan los argentinos en Manila, Capitán?

—Según nuestros informes, consiguieron un anfitrión de Couchsurfing en el barrio de Paco.

—¿Paco, eh? Dejemos que lleguen allí. Quiero ver como se comportan. Quiero que me vayan informando los movimientos de los argentinos en Manila.

—Copiado, Teniente General. Salieron caminando del aeropuerto. No cogieron un taxi.

—Astutos, ¿eh? No quieren pagar las tarifas altas que cobran los taxistas en el aeropuerto.

—¡Atención, Señor! ¡Atención! Se equivocaron de camino y salieron para el otro lado de donde deberían ir. Van caminando hacia la bahía.

—Perfecto. No creo que aguanten mucho.

—Teniente General, los argentinos cogieron un taxi luego de caminar por media hora. Llegaron a un acuerdo con el taxista y les cobrará 250 Pesos por el viaje hasta el barrio de Paco

—Copiado, Capitán. Tienen un largo camino hasta Paco, lleno de tráfico. Todavía estamos en posición de vencer.

—Señor, después de una hora y de mucho trafico y ruido, como usted ordenó, llegaron a la casa del anfitrión de Couchsurfing.

—Todos listos. Es momento de activar el Nivel 3. Todos a sus puestos.

—Nivel 3 activado, Teniente General. La anfitriona de Couchsurfing no se encontrará en su hogar y los argentinos se estarán perdidos y sin alojamiento en el barrio de Paco a las 20:00hs. No sabrán que hacer y se retiraran de Manila.

—Muy bien, Capitán.

—Gracias, Señor.

—Teniente General, el plan siguió su curso normal. No encontraron a su anfitrión. Un vecino les dijo que había ido al hospital y que no sabía a que hora volvería. Asimismo, este vecino los llevó por un callejón ofreciéndoles alojamiento. Este es un lugar bastante raro. A los dos minutos, los argentinos, salieron casi corriendo de allí. Parecen asustados. No saben que hacer. Están perdidos. Son casi las 21:00hs. Caminan de un lado para el otro buscando una solución.

—Ya los tenemos. A no bajar los brazos. No se pueden quedar ni un segundo más en Manila.

—Señor, entraron a un Mc Donalds. Están sacando la computadora. No sabemos lo que están buscando.

—Satélites a la máxima potencia. Quiero una imagen clara y nítida de la pantalla de ese portátil.

—Parece que están entrando en el grupo de Facebook, Sudeste Asiático, para los que fueron y van a ir. Pusieron en el buscador del grupo la palabra “Manila”.

Manila

Hotels Lakbayan – The Fort

—¡¡Nooooo!! Ya se lo que están buscando. Hace unos días una joven publicó en ese grupo el dato de un hotel en el barrio de Makati. El hotel se llama Lakbayan. Le estoy enviando una imagen del mismo, Capitán. Los muy traidores están cobrando la cama a 99 Pesos Filipinos, y encima ofrecen a los invitados, café y pan de desayuno.

—Confirmado, Señor. Encontraron la publicación que mencionó. Ahora están saliendo del local de comidas rápidas y están buscando un taxi. Se subieron a uno. Atención Agentes de Control. Los argentinos se dirigen al Hotels Lakbayan. 3434 Limbo Street, Makati.

—¡Quiero el teléfono del Hotel, ya!

—+63 926 252 7157, Señor. Pero no creo que sea de utilidad a esta altura. Ellos están a favor de los Backpackers, es su negocio.

—Está bien, Capitán. Tiene razón. No desperdiciemos recursos de gusto. Aborten Nivel 3. Seguiremos con el Nivel 4 mañana. Descansen soldados. Nos espera un día agotador.

CÓDIGO ROJO – E.F.M. – NIVEL 4°

—Bien, Agentes de Control. Capitán Jose Boracay, quiero un informe de situación ahora mismo.

—Señor, los argentinos pasaron la noche en el Hotels Lakbayan. Se levantaron temprano. A eso de las cero setecientas. Desayunaron en el Hotel.

—¿Saben cuales serán sus próximos pasos?

—Todavía no, Teniente General.

—Bueno, ¿qué están esperando? ¡Averiguenlo! Estoy perdiendo la paciencia. ¡Quiero que esos malditos argentinos se vayan de Manila hoy mismo!

—Entendido, Señor.

(Pausa)

—Señor, le están preguntando a un empleado del Hotel como llegar a la Estación de autobuses de Paco.

—¡Síí!, por fin una buena noticia, Capitán. Los tenemos. Están buscando huir de Manila.

—Confirmado, Teniente General. Se dirigen caminando desde el Hotel Lakbayan hasta la Estación de Paco.

—¿Caminando? ¡Son como 4 kilómetros!

—Caminado, Señor.

—Bueno, es hora de ir cerrando el Código Rojo. El plan está casi acabado. Activen Alerta Amarilla y continuen atentos hasta que se vayan de Manila. No quiero ninguna sorpresa y no quiero que regresen. Saben como son las políticas. Quiero que en sus últimos minutos en Manila les presenten caos en la ciudad en su máxima potencia, que se vayan con una mala impresión y nunca vuelvan. Quiero descontrol, ruidos, olores, congestiones de gente y de autos, smog. Quiero que sientan miedo.

—Copiado, Teniente General.

(Pausa)

—¡Señor, lo logramos! Están abordando un autobús rumbo a Batangas. Pagaron 167 Pesos cada uno. Parten a las 11:00 de la mañana.

—¿A las 11:00hs? ¡Bingo! Menos de 24 horas en Manila. Seguimos manteniendo el promedio. Fin del plan, Agentes. Excelente trabajo, Capitán. Los felicito a todos. Dos latinoamericanos que se van de Manila en menos de un día. (Para sí mismo) Creo que merezco un ascenso. Ya llevo mucho tiempo con grandes éxitos en la sección Latinoamericana. Mañana mismo voy a llamar al presidente Benigno Aquino III para contarle lo sucedido.

—Gracias, Señor. Fue un orgullo trabajar con usted nuevamente.

—Descansen soldados. La guerra no terminó….

email
SEGUÍ VIAJANDO y LEYENDO CON NOSOTROS

Suscribíte al Blog y enteráte antes que nadie de todas las novedades

The following two tabs change content below.
Escritor | Viajero | Licenciado en Administración. Actualmente me encuentro viajando por el mundo y decidí crear este espacio virtual para unir dos pasiones: Escribir y Viajar. Pila en Google+

Otros artículos...

2 Comentarios

  1. 3 Mayo, 2015

    […] contaron estos misteriosos agentes del gobierno de Filipinas, escapamos de Manila en menos de 24 horas. Y es que la ciudad no invita a quedarse. Nos pareció […]

  2. 20 Julio, 2015

    […] es más fresco y seco que en el resto dela pegajosa y húmeda Filipinas. Para llegar allí, desde Manila nos tomamos un bus hasta Banaue que duró once horas y que pensamos que nunca llegaría, porque a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *