Eternamente Gracias Gabo!!!

Gracias GaboHoy tenía ganas de escribir algo sobre viajes, pero me desayuné con la noticia de que mi amigo se había ido de este mundo. Mi querido Gabriel García Márquez, Gabo, para los conocidos nos dejó. Y digo que fue mi amigo, porque me acompañó gran parte de mi vida. He leído casi todos sus libros y algunos los he vuelto a releer con el tiempo. Se fue, se marchó, llegó el momento en que se reencuentre en el limbo literario con la familia Buendía; con Santiago Nassar; con Florentino Ariza y Fermina Daza; con la Mama Grande; con Erendira, la cándida y su desalmada abuela; con el viejo Melquíades; con la pequeña Sierva María y con tantos otros que nacieron de su puño y letra, y de su infinita imaginación, realista y mágica. Acá nos quedamos, sus fieles lectores, con una angustia terrible en el cuerpo y tratamos de recordarlo como podemos.

Hacía mucho que no lloraba, de hecho, no soy una persona de llorar. Pero al enterarme de la muerte del Gabo debo confesar que se me escaparon algunas lágrimas. Toda mi vida se me vino a la cabeza en un instante. Me pude ver nuevamente en mi adolescencia leyendo historia tras historia de este estupendo escritor. Cuanta nostalgia. Cuantos buenos recuerdos.  Cuantos lindos momentos que pasé leyendo sus maravillosas historias.

El primer libro que leí del Gabo, podría decirse que fue la segunda vez que aprendí a leer. Tendría 12 o 13 años y entre mis manos reposaba el legendario Relato de un Náufrago. Creo que lo habré leído de un tirón, porque terminé fascinado con este libro y, por supuesto, con el autor. Fue en ese momento que nació mi interés por la literatura, si, definitivamente fue ahí, pasión que ha ido creciendo con el tiempo. Luego, cuando unos años más tarde tuve el tremendo placer de leer, para mí, el mejor libro de todos, me refiero a Cien años de soledad, una oleada de sensaciones encontradas inundaron mi cuerpo. No podía, y sigo sin poder, entender como alguien es capaz de escribir semejante obra. Como un ser humano puede narrar un relato tan fabuloso que te permita volar hasta Macondo y vivir los cien años de soledad junto con todos los Buendía como si fueras un personaje más de la novela. Pocas veces me sentí así leyendo un libro. Cien años de soledad lo he leído tres veces a lo largo de mi vida, y cada vez que lo leo, me vuelve a sorprender como si fuera la primera vez.

Gracias GaboOtros de mis preferidos es Crónica de una muerte anunciada, donde al pobre de Santiago Nassar lo van a terminar matando injustamente por un crimen que no cometió. Los hermanos de Ángela buscan, en la muerte de Santiago, una venganza que limpie el honor de su familia. Así comienza esta novela, ¿se pueden imaginar? Que las primeras palabras del libro sean “El día que lo iban a matar, Santiago Nassar se levantó a las 5:30 de la mañana a esperar un buque”. Terrible. Uno sabe que el final, como el principio lo anuncia, va a ser la muerte de este chico, y sin embargo, Gabo nos va llevando por las páginas como sonámbulos sin poder despegarnos de su lectura hasta el último punto.

Y qué decir de la novela El amor en los tiempos del cólera, donde el solitario Florentino Ariza espera por el amor de su vida 53 años, 7 meses y 11 días con sus noches, y es allí cuando su corazón finalmente estaba pleno. Y descubre, para su alegría, que es la vida y más que la muerte la que no tiene límites.

Que más para agregar. En estos casos, paradójicamente, sobran las palabras.

Que en paz descanses mi querido amigo. Feliz viaje.

Me despido con un ETERNAMENTE GRACIAS GABO!!!

email
SEGUÍ VIAJANDO y LEYENDO CON NOSOTROS

Suscribíte al Blog y enteráte antes que nadie de todas las novedades

The following two tabs change content below.
Escritor | Viajero | Licenciado en Administración. Actualmente me encuentro viajando por el mundo y decidí crear este espacio virtual para unir dos pasiones: Escribir y Viajar. Pila en Google+

Otros artículos...

2 Comentarios

  1. Laura dice:

    Hermosas palabras!!!
    Buen viaje y buen camino Gabo!

  1. 15 agosto, 2014

    […] acuerdo también, de haber convertido a Gabriel García Márquez (El Gabo), en uno de mis mejores amigos. Creo que leí la mayoría o todas sus publicaciones. Es más, me […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *