Laura se describe

Laura se describe


Laura | Nacida y criada en un pueblo en donde la gente toma mates en la vereda. Es la menor de cuatro hermanos y la sexta de diecisiete nietos. A los ocho años fue tía por primera vez. A los dieciocho se mudó a Chivilcoy para estudiar. Hoy, a sus veintiocho, está esperando ver qué le depara la vida. Abierta a todas las posibilidades, sigue buscando ese nicho de pasiones que la definan.

Es escritora. Todavía tiene mucho camino que transitar. Muchas caídas que sufrir. Esas que, de niña, le pelaban la piel de las rodillas y le dejaban una costra que no se iba en semanas. Lastimaduras profundas que esconden una piel nueva y lista para hacer el primer contacto con aire puro. Con agua de lluvia. Con pasto verde y húmedo.

Escribe y se enoja. Escribe y es feliz. Escribe y siente. Le duele la contradicción. Ese simple acto de apretar teclas le hace tan bien y le hace tan mal al mismo tiempo. Aun así, le es imposible detenerse.

Quiere seguir viajando y trabajar de algo que le llene el alma.

Laura se describe

Ama la lectura. Los libros fueron un escape en sus primeros años de infancia. Se ocultaba en las historias de bosques y cuevas oscuras. En sus tempranos veintes, los libros llenaron su vida. Leía como una autómata, como una máquina. Llegaba a leer tres o cuatro libros por mes. Hoy, le cuesta irse de una página. Tarda demasiado tiempo en terminar cualquier libro, cualquier cuento, cualquier relato. Se detiene en las palabras. Las huele, las hace suyas. Llora cuando encuentra frases que la movilizan. Se enamora cuando lee a Cortázar. Se odia por no entender a Borges. Se asusta cuando lee a Kafka. Se emociona cuando lee a Leila. Quisiera ser como ella. Sabe que necesita demasiada fuerza. Llora un poco más. El llanto es su manera de comunicarse consigo misma.

Hizo un curso de meditación que le cambio la vida. Le gusta tomar vino tinto de vez en cuando. La berenjena es su verdura favorita. Aceitunas: maduras, como debe ser. La palta con limón y pimienta negra. Frambuesas en verano, peras en invierno.

Laura se describe

Argentina es el país donde nació. Nueva Zelanda, el lugar donde fue feliz. Viviría en Malasia, en Japón y en Filipinas. Nunca estuvo en México, pero es un sueño que quiere cumplir antes de morir. Sus afectos están en Chacabuco, y la tienen enlazada de un hilo conectado directamente a su útero. Cada vez que una crisis está en puerta, el hilo se tensa, ayudándola a volver. Sus antepasados vinieron de Italia, de un pueblo llamado Mafalda. Se fueron huyendo de la guerra y el hambre. Las mujeres de su familia son de carácter fuerte. Ella espera que en algún momento esa fuerza, latente en sus genes, la posea.

Laura se describe

El básquet es su deporte favorito, pero la caminata se volvió una forma de expresarse a sí misma. Sabe que para ser una caminante, sólo hay que dar el primer paso. Y lo da. Se ofrece toda, se exige al máximo en cada movimiento, siendo consciente del riesgo a quedar vacía. La vida, a veces, le cuesta. Pero no se da por vencida. Sabe que lo mejor siempre está por venir. Por eso, sigue. No tiene miedo a perder todo por un sueño. Ya lo hizo. Y continúa de pie.