Tres días en Nadi nunca vienen nada mal

Seguimos con esta Travesía Fiji 2013. Como les conté en el articulo anterior, llegamos a Fiji luego de trabajar por casi tres meses en Nueva Zelanda. Nos instalamos en un Hostel con salida al mar de Nadi, la ciudad más importante de Fiji. Ahora solo restaba entregarnos al placer y al relax, y disfrutar al máximo estos 21 días de vacaciones. 

Nadi

Arrancamos el segundo día de esta Travesía Fiji 2013 a las 7:00am. Desayunamos en el café del Hostel, ya que estaba incluido el desayuno en el precio de la cama, y nos fuimos con Laura a caminar por la playa de Nadi. Nuestra primera impresión fue: “¿Dónde están las playas paradisíacas que habíamos visto en los folletos?”, “¿Dónde está el mar turquesa?”, “¿Dónde los pececitos de colores?”. Para nuestro consuelo, nos informaron que las playas de Nadi no eran de las mejores de Fiji. Igualmente es bastante imponente todo. Palmeras, cocos, arena, mar, camas paraguayas, reposeras.

Nadi

Cerca del mediodía nos metimos a la pileta del Hostel y luego nos fuimos a tomar un poco de sol y nos comimos unos sándwiches de atún. A media tarde, junto a Tebo, Chris y Franco, agarramos un par de cayacs y nos metimos mar adentro. Mi pareja de cayacs fue Franco. Anduvimos un rato por el mar hasta que cometimos el error de hacer peleas con los cayacs (cayictas chocadores), ya que en un vuelco, Chris se golpeó con el cayacs, se abrió la pera y le empezó a salir sangre. Ahí mismo decidimos volver, no solo por el incidente de Chris, sino porque la sangre atrae a los tiburones y nos empezamos a asustar un poco. Je. Chris fue llevado al hospital para ponerle unos vendajes en la herida. Por suerte no fue nada grave. Al rato ya estaba con nosotros disfrutando de las vacaciones. A la noche salimos a la terraza del Hostel a ver un espectáculo de baile fijiano y acrobacias con fuego. Muy impresionante y exótico el mismo.

QUE LLUEVA QUE LLUEVA…

El tercer día en Fiji nos recibió con una linda tormenta tropical. Lluvia constante y sonante durante toda la mañana. Desayunamos y nos metimos en la pileta bajo la lluvia. Muy buena experiencia. Toda la banda argenta bailando y nadando bajo el ritmo armonioso del aguacero.

Nadi

Mas tarde, cuando la lluvia le dio paso al sol para que pudiéramos aprovechar la tarde en la playa, agarramos un cayac cada uno con Franco y nos fuimos a navegar por el mar, mientras los chicos se quedaron planificando como seguiría nuestra Travesía por Fiji.

Después de un rato de remar y recorrer, volvimos a la costa, y para regocijo nuestro, los chicos ya habían planificado todo. La Travesía seguiría al día siguiente rumbo a una isla llamada Nananu i-ra. Para esto habían llamado al Hostel Charlies Cotteges en esa isla y habían conseguido un muy buen precio.

Ahora somos 12, se sumaron 3 cordobeses que trabajaron con nosotros en la packhouse y que también viajaron a Fiji el mismo día pero en otro avión, ellos son: FERNANDO, FRANCO Y MATÍAS, y también se sumaron JESICA, argentina ella, que vivió 2 años y medio en New Zealand (me apodó Piola), y ADAM, un pibe de Suecia que habla perfecto el español y juega muy bien al fútbol.

También los chicos habían conseguido el transporte hasta la ciudad de Rakiraki, desde donde tomaríamos el bote hasta la isla.

Para que tengan en cuenta los precios, ahí van:

  • Traffic desde Nadi hasta Rakiraki: 225 Dólares Fijianos (FD), es decir, que al ser 12 personas, la camioneta nos terminó saliendo 18,75 FD a cada uno. Este transporte lo reservamos en el Hostel Bamboo, a una cuadra del Hostel Smugglers Cove. Preguntar por Mary.
  • Hospedaje en el Hostel Charlie Cotteges de la isla de Nananu i-ra: 35 FD por noche, incluido el bote ida y vuelta hasta la isla.

Al final del día, y con los bolsos ya armados, nos fuimos a la terraza del Hostel a disfrutar de nuestra última noche en Nadi (por ahora). Aparecieron 3 músicos con guitarras y una vasija grande. Nos invitaron a sentarnos con ellos en la arena y se pusieron a tocar música fijiana. Entre tema y tema nos iban convidando de tomar una bebida típica de Fiji llamada Kava. El ritual de tomar es el siguiente: antes de que te conviden con Kava, hay que aplaudir una vez y decir “Bula” (saludo típico fijiano que lo escuchas como 50 veces por día). Luego de tomar desde un cuenco, de un solo sorbo, hay que aplaudir tres veces en señal de agradecimiento. Esta bebida tiene un efecto bastante “relajante”, es por eso, que luego de ingerir varios cuencos de Kava, con Laura nos fuimos a dormir, para esperar el próximo día de Travesía por las islas de Fiji.

Y así fue como se pasaron los primeros 3 días en Nadi. Ahora vendría lo mejor…

Hasta la próxima!!!

email
SEGUÍ VIAJANDO y LEYENDO CON NOSOTROS

Suscribíte al Blog y enteráte antes que nadie de todas las novedades

The following two tabs change content below.
Escritor | Viajero | Licenciado en Administración. Actualmente me encuentro viajando por el mundo y decidí crear este espacio virtual para unir dos pasiones: Escribir y Viajar. Pila en Google+

Otros artículos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *